¿Qué son los escritorios virtuales VDI?

DEINFO Escritorio Virtual - Desktop Virtual

VDI (Virtual Desktop Infrastructure – «Infraestructura de Escritorio Virtual«) es la tecnología utilizada para crear un entorno de escritorios virtuales en un servidor remoto. Con VDI se segmenta el servidor en varios escritorios virtuales, a los que los usuarios pueden acceder remotamente desde sus dispositivos. ¿Qué son los escritorios virtuales VDI? Veamos los detalles.

Desde aquí damos un punto de vista de la solución VDI como servicios. Desde DEINFO ofrecemos los servicios de escritorios virtuales en modalidad de pago por uso («DaaS» – Desktop as a Service). Utilizamos la solución e infraestructura de escritorios virtuales de Arsys. Arsys gestiona la infraestructura de escritorios virtuales con la tecnología de Flexxible Desktop.

En DEINFO llevamos desde 2014 apostando por esta solución. Con un número considerable de clientes y centenares de escritorios/usuarios que lo utilizan a diario.

Esta solución de DaaS permite subir toda la informática a la nube, eliminando así todo el centro de datos (servidores) locales. Utilizamos toda la infraestructura en la nube. En local únicamente necesitamos el dispositivo de conexión y la conexión propiamente.

Una de las grandes ventajas de VDI es que se puede acceder desde casi cualquier dispositivo. Desde ordenadores (PC/Mac/Linux), tablets, móviles, ThinClient, etc. Desde el momento que te conectas, VDI te permite acceder a todos los recursos corporativos estés donde estés. Otra de las grandes ventajas de VDI es que los requisitos de ancho de banda que requieren son mínimos. Puedes establecer la conexión compartiendo la red 4G, únicamente requiere una conexión de 100Kb/usuario.

Podemos trabajar con 2 tipos de escritorios VDI:

  • Persistentes. Estos escritorios se personalizan para cada usuario, con sus configuraciones. Los usuarios acceden siempre a su mismo escritorio.
  • Volátiles (o no-Persistentes). Estos escritorios tienen la característica de revertir a la configuración original cada vez que el usuario cierra la sesión. Consiguiendo así que los usuarios siempre inicien sesión con un escritorio «fresco» cada vez.

A continuación vemos las ventajas de VDI:

  • Seguridad.
    La administración de los escritorios permite instalar de forma más sencilla las actualizaciones de Windows. Las copias de seguridad de los escritorios se realiza de forma centralizada. El acceso a los escritorios se realiza a través de protocolos de encriptación seguros y firewalls que bloquean cualquier acceso indebido. Incluye servicio de antivirus en los escritorios, encriptación SSL.
  • Alta disponibilidad.
    Combinado con las copias y medidas de seguridad, ofrece además una alta disponibilidad con un SLA del 99,9%.
  • Reducción de costes.
    Como se administran de forma centralizada, se pueden reducir los costes de mantenimiento. También permite alargar la vida útil de los ordenadores así como utilizar ordenadores con menos recursos. También se reduce en la actualización de los sistemas operativos a nuevas versiones. Otra reducción es en el tiempo de parada de los usuarios. Se estima en un 40% la reducción de coste total de propiedad (TCO).
  • Acceso remoto y movilidad completa.
    Adoptando esta tecnología obtenemos una de las mejores soluciones de movilidad, acceso remoto y teletrabajo. Los requisitos de conexión son mínimos ya que podemos utilizar nuestro portátil para conectar al escritorio VDI desde una conexión 4G compartida. También directamente desde una tablet.
  • Alivia la carga del departamento IT.
    Permite aliviar considerablemente la carga sobre el departamento IT. Éste obtiene una gran facilidad para la administración de los escritorios, aplicaciones y usuarios. Simplifica la actualización de aplicaciones y administración general del sistema. Permite la actualización del entorno sin molestas interrupciones al usuario. Toda la infraestructura es virtual y remota, por lo que toda la administración se puede realizar también remotamente. Reduce las incidencias informáticas hasta un 70%. Toda la infraestructura está gestionada por el proveedor del servicio, por lo que no requiere de altos conocimientos de instalación de los servidores requeridos para su funcionamiento.
  • Crecimiento/decrecimiento.
    Podemos ampliar o reducir el número de usuarios sin problemas. Así como los recursos de los servidores que podamos tener. Optimizando así los costes a los recursos que nos sean realmente necesarios en cada momento.
  • Centralización de datos y unificación de oficinas.
    Como tenemos toda la infraestructura de servidores subida a la nube, unifica el funcionamiento de todas las oficinas, simplifica la administración y permite compartir mejor los recursos.
  • Cumplimiento de normativas (RGPD).
    Las soluciones VDI permiten adoptar con mayor facilidad las nuevas normativas de RGPD. Ubican sus datos en centros de datos europeos, cumplen toda la normativa de seguridad física y redundancias técnicas ante imprevistos (incendio, ataques físicos y cibernéticos, eléctricos, etc.). La información está en verdaderos «bunkers» de datos, redundados. Se cumplen las principales normativas (RGPD, ISO, AENOR, ENS…).
  • Facilidad de uso para los usuarios.
    Los usuarios son también unos grandes beneficiados en el uso de VDI. No sólo por la facilidad de acceso desde cualquier lugar, lo que les facilita mucho la movilidad, sino porque la forma de acceder tanto si está en la oficina como en su domicilio es la misma, no cambia, su escritorio es el mismo esté donde esté. No debe aprender formas de acceder para cuando no está en la oficina. Además, el escritorio VDI, «dentro» es Windows, con todos los programas ofimáticos y corporativos con los que ya está acostumbrado. No requiere (apenas) aprendizaje.
  • Migración transparente.
    Aquí si que damos una «pincelada» del trabajo que nos caracteriza desde DEINFO, y es que hacemos migraciones prácticamente transparentes. Evitamos ante todos que la empresa deba parar y buscamos las fórmulas para que la transición al uso de VDI sea lo más amigable posible para todos.

Los servicios VDI se ofrecen con un coste mensual por uso, según el número de escritorios, servidores y datos almacenados. Sin apenas costes de alta y sin permanencia. Permite la ampliación/reducción de usuarios sin tener que hacer grandes planificaciones de necesidades en servidores, ya que éstos también pueden añadirse sin compromiso.